2 La experiencia cubana

  • 9:30am a 10:15am, primer hablante, 45 min  (traduce Delia)
    Roberto Perez Rivero: "Uso permacultural del agua en el cambio climático - la experiencia cubana".

Biólogo, Diseñador de Permacultura, Asesor de Administración de Recursos con base en la comunidad y activista de la Sostenibilidad. Roberto tiene más de 17 años de experiencia en Sostenibilidad y en Agricultura Urbana, Permacultura, Desarrollo de la Comunidad, Educación del Medio Ambiente, Conservación de la Biodiversidad, y en temas de Investigación y Cooperación Internacional en Cuba. Roberto ha sido un coordinador del Programa de Educación Medioambiental y de Conservación de la Biodiversidad en la Fundación Antonio Núñez Jiménez para la Naturaleza y la Humanidad desde 1999, una ONG cubana que ha sido la anfitriona de la Permacultura en Cuba desde 1995.


Roberto ha participado en las Actividades Cubanas con IUCN desde 1004, ha viajado y enseñado o dado conferencias en más de 25 países. Ha enseñado Permacultura en Cuba, Ecuador y Canadá y dado conferencias extensivamente en Australia, Nueva Zelanda y el Reino Unido en 2008. Ha sido entrevistado en la prensa, radio y TV en varios países. El tomó parte en el documental "EL Poder de la Comunidad" en 2006.




"Geográficamente, Cuba nunca ha sido considerado un país árido, sino semi-húmedo o húmedo. Está rodeado por el mar y cubierto de bosques. En los tiempos de la invasión española estaba produciendo muchos alimentos agrícolas. En este periodo, era un país de experimentación de muchos tipos de alimentos agrícolas...Pero después de la invasión, la tierra se empobreció y se dañó con respecto a los bosques. De un 90%, su extensión forestal total acabó reduciéndose a solo un 14%. Los bosques fueron casi eliminados en el país. Después de este periodo, compañías europeas tomaron posesión de la tierra, usaron la agricultura convencional y la tierra no fue trabajada por cubanos, sino por extranjeros. Los monocultivos se extendieron como sistema para trabajar la tierra. Este periodo acabó en los años 90 y Cuba sufría de inanición. 

Se tomaron medidas gubernamentales, en 1993, para sanear la tierra. Fue un gran proyecto para encontrar soluciones a sus problemas medioambientales. Se ha hecho mucho en cuanto a la deforestación, así que dentro de cincuenta años será posible dar marcha atrás al problema y de ese 14%, hemos logrado llegar a un 20% el año pasado y se ha crecido en unos tres millones de hectáreas (el tamaño de El Salvador). Se ha podido incrementar la superficie forestal y se ha hecho esto sin haber recibido dinero alguno. Así que estamos orgullosos de lo que hemos logrado hasta ahora. 

En cuanto a la contaminación, hay mucha y está siendo muy difícil solventar los retos, pero hemos logrado reducirla mucho, alrededor del país. En cuanto a la Biodiversidad del suelo, Cuba solía tener mucha diversidad, su suelo era muy rico. Es un continente en sí mismo, pero debido a la explotación excesiva de los bosques, la biodiversidad ha decrecido. Pero, a pesar de esto, todavía somos el país más importante en este tema en el Caribe atlántico. Una cosa importante en Cuba es que la existencia de la nube forestal está desapareciendo. Una propuesta del Sistema Natural de las Areas Protegidas es la de apoyar y preservar esta diversidad. Su meta es  cubrir desde un 20% de la superficie del país, a un 35%, incluyendo varias reservas de la Biosfera., donde hay más interacción entre la comunidad humana y la naturaleza. Casi un 85% de la población vive en Parques Nacionales. 

La falta de agua: ...Hay dársenas, una en el norte y una en el sur y ríos pequeños. Todo esto cambió mucho. Hay acuíferos, pero estos están encima de las aguas saladas, lo cual hace que los terraplenes tengan muchos riesgos y hay falta de apoyo económico y de maquinaria. El cambio climático que afecta a Cuba está ocurriendo cada vez más rápido que otras predicciones catastróficas. En Cuba, cuando combinas los huracanes con la vulnerabilidad de los ecosistemas en sus costas, tendrás una situación de riesgo extremo. Los huracanes son muy fuertes en Cuba. Acerca de la hidrología, el gobierno está aplicando soluciones convencionales, interfiriendo en los ecosistemas nacionales, haciendo que el problema empeore. El impacto global de estas amenazas es que el matriz está cambiando totalmente y más de un 60% dependerá del agua. 

En Cuba, cuando analizas a fondo, hay solo algunos sitios que están considerados secos o semi-secos, pero lo que está ocurriendo en realidad son las sequías, la extremada erosión, la deforestación, la salinidad, a nivel local. Se han tomado acciones por la Justicia Social del Agua, pero su manejo convencional tiene sus límites y no responde bien a los problemas a los que nos estamos enfrentando. Cuba se está enfrentando a diversos tipos de sequías, pero es muy difícil convencer a la gente que esto está ocurriendo. 

Lo que los permacultores están haciendo en cuba tiene como meta principal el reducir la evaporación en la agricultura. No podemos trabajar solos, tenemos que aliarnos, cooperar juntos con grandes programas que ya existen. Crear un manejo sostenible del agua a través de los Principios de la Permacultura y también del uso del agua azul que está almacenada en el bosque. Esta es la meta, incrementar la productividad para el planeta. En la práctica, se trata de aplicar el uso del agua a nivel de los humanos y de la naturaleza, porque ahora está a un nivel tan alto que ya no es humano ni natural. Estamos implementando sistemas para el uso correcto de las aguas verdes con la aplicación de las diferentes tecnologías para el uso del agua, tratando de dirigirnos hacia la formación de humedales constructivos, y funciona perfectamente, son baratos de producir y no son complicados. Estamos enfrentándonos a retos con respecto al uso del agua y estamos aprendiendo nuestras lecciones. No podemos prometer nada a nadie. Es necesario trabajar mucho, aprender,... y las cosas de la naturaleza llevan tiempo.

Es necesario un nuevo paradigma con respecto al agua. Hay algunas oportunidades en Cuba ahora, como las reformas de nuevas tierras, dadas gratuitamente por el gobierno (más de 150.000 hectáreas), y otras oportunidades también, pero la permacultura necesita tomar estas oportunidades, y debido a que los sistemas convencionales no pueden responder a los retos, nosotros sí que podemos hacerlo."
Comments